La moto

25 04 2007

Ahora que tengo la moto, después de una semana en el taller y 250€, estoy que flipo con ella. La cojo todos los dias y me doy una vuelta, sea por donde sea, me monto y le doy gas sin rumbo fijo. Me encanta como me mira la gente cuando paso.

Los miro, y en sus caras leo la envidia que les provoco, la infelicidad que sienten por tener hijos, por tener una hipoteca de 30 años, por estar casados, por vivir una vida que no quieren. Estoy un escalón por encima suyo, porque no tengo ataduras, porque no tengo a nadie que me reprima, porque hago lo que me sale de los huevos.

Hoy me sentía realmente feliz y por eso me he ido a una libreria y me he comprado “De profesion fantasma“. Un libro que leí, obligado por el profe de lengua, cuando tenia unos 10 años y me trae muy buenos recuerdos. Por aquella época también era muy feliz.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

25 04 2007
ana

Pues que envidia! Esa sensación ha de ser única!
Yo, todoy sin moto, la siento alguna vez (o creo que los demás la sienten, la envidia, digo! cosa q igual también te pasa a ti! que ves a saber, crees q te miran i t envidian…pero es que igual ni te ven!)
Va! No! Suponemos que te ven! Y si!! Tú, tu motazo…sin niños, ni hipoteca!
Yeeeepaaaa!! LIBERTAD!!
jajaja!!
Disfrútala (mientras dure! aquí el puntillo borde!!)
Y nene! tú nos servirias en campañas de promoción de la lectura en las bibliotecas!
Miren señores: joven, hace lo que le sale de los huevos…pero, pero LEE!
jaja!
Y no sólo eso…COMPRA libros!!
ohhh my god!!
Quien dijo que la juventud está perdida?
😉

26 04 2007
mandawebos

Acertaste de pleno, la palabra es libertad. La sensación de ser libre, de no tener ataduras, de no tener restricciones es lo mejor de todo esto.
Y por cierto, aunque no lo ponga aqui, leo de vez en cuando y no solamente libros/revistas XXX
😛




A %d blogueros les gusta esto: