La oscuridad de la noche

27 06 2007

Duermo plácidamente pero algo me despertierta. Unos chavales dando voces en la calle eran los culpables. Ahora yo estoy empapado en sudor, son algo más de las 2:00 de la mañana y no tengo ganas de dormir.

Me levanto y miro por mi ventana. Durante un rato observo como los chavales que me habian robado el sueño se lo pasan bien, cantan, hablan, rien y disfrutan. Son felices.

Sin sueño y a oscuras, logro encontrar mi ropa. Me la pongo y bajo a la calle. El calor es sofocante, pero caminando lo llevo mejor. Doy vueltas por las calles, oscuras calles y sin rumbo.

La noche me acoge en su negro manto y la tranquilidad de la calle solamente se ve alterada por algún coche que pasa con la musica alta. Llego a una zona de casas bajas que no conocía y una de las casas está abierta y tiene luz. Me acerco y veo que es un horno de pan, pan casero y recién hecho. Por la puerta puedo ver como un hombre, vestido totalmente de blanco entra y sale con barras de pan. Me encanta el olor y me quedo sentado enfrente un buen rato. No puedo dejar de mirar a ese hombre.

Mi cabeza vuelve a la realidad, miro el reloj y son cerca de las 4. Empiezo a andar, esta vez si voy con rumbo, voy hacia mi cama, que me espera tal y como la dejé. Según llego a mi habitación, me desnudo, miro por la ventana y los chavales ya se han ido. Ahora mi sueño vulve a ser mio, aunque no por mucho tiempo ya en un rato sonará el despertador.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

28 06 2007
ana

Que poético! que bonitoooo!!!
felicidades!!!

28 06 2007
mandawebos

Gracias, aunque la verdad que me salió casi solo. Si, de vez en cuando tengo estos lapsus poéticos.
Pero la historia es real como la vida misma
🙂




A %d blogueros les gusta esto: