Las thermas

12 08 2007

Ayer me desperté pronto, cosa rara para ser un sabado, pero aprovechando me levanté para hacer una cosa que tenía tiempo pensando hacer. Me fuí a las thermas de griñon.

Cogí la moto y en una media hora estaba en la puerta. Era la primera vez que iba a un sitio de estos y todo era nuevo para mi. Al entrar, una agradable recepcionista te toma los datos y me cobra, 33€ por un circuito thermal de 3 horas de duración. Me parece un precio bastante razonable para lo que es.

Paso y me está esperando un señor que me pregunta que número de pie uso y al contestarle, me da unos patucos de latex. Interesante. Me meto en el probador, me cambio, salgo y me miro en el espejo. Me descojono al verme con el gorrito, que gracioso estoy!

Entro y una señorita me explica el circuito, no me entero de absolutamente nada, solamente que tengo que empezar pasando por la ducha y luego por una especie de “u” donde pasas encima de unas piedrecitas donde el agua te cubre hasta los tobillos. Seguro que tengo que preguntarle más adelante.

Entro en la piscina y empiezo a hacer el circuito, primero unos chorros a tobillos, gemelos, rodillas, muslos, gluteos y dorsales. Luego se pasa a una zona donde me siento y una lluvia de burbujas sale de debajo. Al terminar se pasa a los chorros, esto es de lo mejor, la fuerza con la que te da el agua en el cuello y los hombros es cojonuda. Parece que alguien te está dando un masaje.

Después de un rato de chorros y burbujas, salgo de la piscina y voy a la sauna, 3 minutos y estoy fuera. Seguidamente me meto en la piscina helada, jooooder, como se me queda el cuerpo!

Para relajarme me voy a las thermas romanas y aquello es el relax en su máximo exponente, por los carteles de las paredes, se tiene que estar en silencio, aunque a mi me da igual porque he ido solo. Lo mejor de todo es el baño del mar muerto, que flotas! Que alucine, nunca me habia metido en agua donde floto. Me tiro un rato haciendo el muerto escuchando mi propia respiración, claro, hasta que llegan dos viejas, se meten y me joden el momentazo.

Para continuar me voy a una zona de duchas donde las hay de varios tipos, una pulveriza, otra alterna agua fria con agua caliente, otra simula el agua de lluvia, otra cambia luces de colores… mola. Salgo y me voy para los jacuzzis, hay 2, me meto en uno de ellos y oyendo la conversación de una pareja y me entero de que los hay de 2 tipos, relajante y oxigenante. Que de cosas se aprenden en estos sitios.

Cada vez más, mi cuerpo se parece a una pasa, asique salgo del jacuzzi y voy en busca de la chica que me dió las indicaciones al principio. Una vez que la encuentro le pregunto : “Y una vez que terminas el circuito, ¿que se supone que se puede hacer?” y ella me contesta : “Si te sobra tiempo puedes repetir el circuito o las zonas que más te hayan gustado. O subir arriba a las camas relajantes que hay”

Vale, como no me queda mucho tiempo, me subo a las camas relajantes. Son la ostia, son como unas tumbonas que tienen unas luces rojas que te dan en la espalda y te relajan la musculatura de la espalda con calor. Me pongo a leer un periódico mientras tanto y casi me quedo sopa, asique pasados unos 10 minutos me levanto y voy para los vestuarios.

Se acabó mi primera y relajante visita a las thermas. La sensación de bienestar que me invade es total, asique si nada lo remedia, repetiré.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

16 08 2007
anablogbcn

Joderrrrrrrrr!!!
Super relax! de leerlo ya se me ha bajado la tensión y todo!
😉

16 08 2007
mandawebos

Es flipante, se te queda el cuerpo como un trapo!!!
Eso si, tienes que tener suerte y no encontrarte mucha aglomeración, o ir prontito, porque entre viejos y gente ociosa, se pone hasta la bandera
🙂




A %d blogueros les gusta esto: