Una de cal, la cena de empresa

23 12 2007

Mi jefe, que no es muy dado a tener detalles navideños tales como darnos la cesta (aunque a algunos les caen dos), no iba a ser menos con la cena de empresa. Vamos que no la había, y digo que no la había porque el sábado por la noche la hubo.

¿Que tú no quieres organizarla y pagarla? No problem, lo hacemos nosotros por nuestra cuenta, y así nos ahorramos tener que verte la cara y aguantarte. al final nos juntamos unos 12, contando a la señora que nos limpia la oficina miercoles y viernes.

El sitio elegido fué el restaurante italiano “O Mamma Mia” en la Calle Serrano. La comida bien, pero el servicio no tanto. Los camareros demasiado en la parra y demasiado pendientes de las niñas en celo de la mesa de al lado, las cuales les reían todas sus gracias. ¿Porqué se creen que por ser italianos van a follarse a todo lo que se mueva? No lo entiendo, pero lo curioso es que les funciona.

Una vez terminada la cena, a la Avda.Brasil a tomar unas copas. Allí todo un show, porque la señora de la Limpieza se deshinibió por completo y no hacia más que bailar como una loca con un compañero y conmigo, y aprovechaba la coyuntura para meternos mano todo lo que podía. ¿Y que le vamos a decir si son fechas para el desenfreno?

Un par de copas después, la dosis de alcohol contenida en el whisky empezó a diluirse en mi sangre y me dediqué al vacileo con una de las comerciales, la agarraba por la cintura, la decía cosas al oido… vamos que después de un ratito la tenía a mi merced. No era plan de aprovecharme, ya que hacía poco que lo habia dejado con su (ex)novio y este vacileo tenía un doble propósito, por un lado acabar con ella en la cama y por otro intentaba darle celos, o por lo menos ver como reaccionaba, la chica del otro lado del cristal. Que como podéis imaginar, no ha pasado nada, aún.

Alguien propuso irnos a Torre Europa y seguir allí la fiesta. Así lo hicimos y después de estar un rato aguantando la cola y pasando frío en la puerta de un garito, entramos. Como era de esperar, estaba hasta arriba, que por un lado mejor ya que yo seguía mi roneo y por la aglomeración de gente, yo arrimaba.

Mi plan funcionó a la perfección por ambas partes, la chica del otro lado del cristal cada vez que me miraba, me mataba y la comercial me decía que nos fuésemos los dos solos por ahí. Llegados a este punto, dadas las altas horas y la cantidad de alcohol en el organismo decidí intentar enfriar la situación y me puse a bailar con la mujer de la limpieza, que de paso se llevaba una alegría pa’l cuerpo.

Sobre las 4:30, uno de los compañeros dijo de irse porque al día siguiente madrugaba, tenía una comida familiar. Yo, aprovechando que vivimos más o menos por la misma zona, le dije que me unía a su causa y nos íbamos los dos en el mismo taxi. Y así hicimos, me despedí de todos y en especial de mis tres musas, a la mujer de la limpieza le dije “Conchi, tienes más marcha que todos nosotros juntos. Eres la bomba”, a la chica del otro lado del cristal “El dia menos pensado me lio la manta a la cabeza y que salga el sol por donde salga” y a la comercial la di dos besos demasiado cerca de los labios y cuando salía por la puerta la dije “tu y yo tenemos una pendiente”.

Y ahora si, nos vamos.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

24 12 2007
Noemí

Qué galán… jijijijijijijijijij…

24 12 2007
Jelens

Donde vas, triunfas!!
Increible, te encandilaste a tres mujeres en una sola noche jajajaja.
Eres un as.
Felices Fiestas!!

24 12 2007
eldestornillador

La verdad que éste año ha sido demasiado inusual, lo de las cestas, porque ha habido años que me ha pasado lo que a tí, que no me he llevado ninguna. También hay que recordar que el mérito de esas dos cestas, ha sido el duro trabajo durante todo el año en los dos sitios
Ah! y por cierto, enhorabuena por tus conquistas!!!
😉

24 12 2007
mandawebos

Bueno, uno hace lo que puede, aunque el sábado no llegó a pasar nada con ninguna de mis tres pretendientas.
Como dicen en mi pueblo, con tiempo y unas cañas…
😛




A %d blogueros les gusta esto: