Como emplear una tarde de domingo

1 06 2008

Miras por la ventana y llueve. Es la típica tarde playstation, de las que te quedas en el sofá matando marcianos en la play o viendo algún bodrio que echen por la tele. Pero te armas de valor y coges ese mueble que compraste en ikea hará mas o menos un mes y que se limita a acumular polvo y ocupar sitio en el salón.

Sacas todas las piezas, las extiendes por el suelo, sacas los tornillos y coges el manual que viene dentro. Mas sencillo imposible, pero solo es lo que parece. 2 horas después terminas pero con la extraña sensación de que te falta algo, igual las tuercas y tornillos que te sobran alimentan ese temor. Da igual que sea un taburete o una biblioteca de 20 metros, siempre sobra algo.

Cuando lo pones en su sitio, compruebas su estabilidad y empiezas a ponerle cosas inservibles encima. Suena el teléfono, tu madre, que hace dos dias que no sabe nada de tí.

– Hola hijo, ¿que tal?
– Bien, bien. Desde el viernes no me ha pasado nada (tono irónico)
– Esque me tenías preocupada porque no me has llamado (no ha captado el tono irónico)
– Esque no paro por casa, es lo que tiene trabajar tanto.
– Trabaja ahora que eres joven y abrigate a ver si con estos cambios de tiempo te vas a constipar
– Vaaaale
(a partir de este momento tienes que aguantar durante lo que dure la conversación sin toser o estornudar)
– ¿Has hablado con tu hermana?
– No, si no me llaman es que todo va bien ¿no?
– Hombre, llámala de vez en cuando que la pobre te echa de menos
– A ver si me acuerdo la llamo mañana

Es justo aqui cuando tu madre ya sabe que estás bien, pero claro, una madre es una madre y eres de lo más grande que le ha pasado en la vida, por lo que también te echa de menos y necesita aunque sea oirte. Asique se pone a contarte cosas por contártelas, aunque sepa que a tí no te afectan, como por ejemplo que ayer habló con mis tios del pueblo y allí está lloviendo a mares.

Cuando 20 minutos después despegas la oreja del auricular, cuelgas y te das cuenta de dos cosas. La primera que tu oreja está como un tomate y que mañana hay que trabajar.
Esto significa que te tienes que meter en la cocina y empezar a lugubrar ideas para hacer algo de cenar y para llevarte al dia siguiente.
Cuando terminas, aprovechas para limpiar la vitrocerámica, fregar las sartenes, platos y cubiertos que has utilizado, barrer y fregar el suelo.

Hace rato la radio dijo que eran las nueve. Miras por la ventana y ha dejado de llover.

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

1 06 2008
sexloveandsadness

mi dia de domingo es algo parecido…solo que no hablo por teléfono con mi mamá (pues vivo aun con ella) y me toca aguantarme esas pláticas que no tienen fin….solo que aqui no ha dejado de llover. :S

1 06 2008
Doña

El resumen de mi vida, punto por punto, todo calcaito chato, jajajajja. Aunque yo hoy me he negado a quedarme en casa y me he ido a ver al Rayito, chupa de agua incluida, pero que bien me lo he pasado.

Un besazo enorme

2 06 2008
ana

jajaja! bueniisimo!
diooos!! cada dia lo tengo más claro! quiero un mandaweee en mi vida! pero q hacendoso eres…de verdad!! i la charla con mama…i todo…!
Clónate i distribúlleteee pliiis!! 😉

2 06 2008
mandawebos

Son las típicas tardes que sufrimos los emancipados. Que no todo iba a ser bonito!
Ana, no te creas que también tengo mis cosas malas. Lo que pasa que por hacerme el interesante solo pongo las buenas
😛

2 06 2008
RMN

Pues yo hice todo lo contrario.
Por mi casa parece que han pasado unos ladrones porque está todo manga por hombro.

Así que ya sabes, si te aburres…

2 06 2008
aydsu

¡¡¡Anda, me has abierto los ojos a una gran verdad: las madres no evolucionan !!!
¿Y mientras hacías la cena el mueble se tiró al suelo ? 😛

3 06 2008
marahopkins

😀 me vi yo misma con mi má…típica charla de domingo jejejej , claro en lo del “orden” y/o intento de orden yo…tipo…este…mmm…paso. 😛

4 06 2008
Jelens

Joer… pero que asquito tener que leer esto.
(léase como si fuera una mona cabreada, osease, de buen rollete pero moska)
Tengo que mirar por la ventana de la casa de mis padres….
Tengo que estudiar rodeada de ruidos por mi familia…
Tengo que cenar con ellos todos los jodios días…
El coche es incómodo para ciertas cosas con el churri…
¡¡Quiero una casa, quiero una hipoteca!!! Ainsss, que no me la dan por la nómina tan baja que tengo y no les sirve de nada mis ahorros… snifffff
No te quejes tanto y alegrate un poquejo, que ya me gustaría a mí mirar por “mi ventana, en mi casa y fregar mi cena……”
Vamos, no te pongas así… hecho de menos tus entradas típicas!!
Ale, me he desahogado y como puedes comprobar, puede ser peor 😦

4 06 2008
LauraConChocolate

Ayyyyy… pues yo debería comprar y montar una estantería del Ikea… si te animas… :p

¡Un beso!

4 06 2008
thiswaytoparadise

Heyy!! gracias por comentarme..
EN fin

muy bueno, en verdad es como una madre, aunque má uqe eso, me recuerda a mi abuela..

Saludos

5 06 2008
mandawebos

Si, la verdad que hay veces que me quejo de vicio. Y de momento voy a dejar los muebles ikea de lado, que bastante he tenido ya!
😉

9 06 2008
Catalina Trujillo de la U

Todos los domingos me arreglo las uñas, trato de escribir algo en el blog, leo los de mis amigos y respondo mensajes.

A veces voy a almorzar donde mis padres, salgo y me como unas frutas con helado, camino por las calles de mi barrio, me tomo un café, voy a cine, paso a la librería a saludar a mis amigos…

Otras veces no hago nada.

Hoy hice tanto que ya voy a comenzar la semana con algo de fatiga. Jajaja, es falso, hice mucho pero me relajé más.




A %d blogueros les gusta esto: