Amor de verano

22 07 2008

¿Seguro que solo has venido para darte unos baños en la playa? Dijo ella, mientras exhalaba una bocanada de humo.
No, solo era una excusa para verte. Se acercó hasta la cama, se sentó en el borde y se quedó mirando su cuerpo desnudo. Ese cuerpo que durante tanto tiempo fué objeto de sus fantasías y hace un rato había sido suyo.
Pero que tonto eres, seguro que cuando vuelvas a Madrid ni te acuerdas de llamarme.
Seguro. Dijo el, mientras le lanzaba una malévola sonrisilla. Y le dió un apasionado beso, justo antes de agacharse a recoger el condón usado que había en el suelo.

Su historia, si es que podemos llamarla así, empezó hará cosa de veinte años.
Él era un niño tímido que como todo niño esperaba la llegada del verano para que se acabase el colegio y empezaran las vacaciones. En esa época, sus padres aprovechaban una casa que unos tios tenían en Valencia para pasar unos dias tranquilos. Para hartarse de sol y playa.
En aquella calle había muchos niños con los que podía jugar hasta las tantas y sus padres no tenían preocupaciones porque era un barrio muy tranquilo, donde no había coches ni jaleo.

Pero entre tanto juego, hubo alguien que poco a poco se convirtió en una referencia para él, un alma gemela de aventuras. Ella, su compañera de juegos más especial.
Por aquel entonces su visión de ella se limitaba a una chica con la que tirarse horas y horas jugando. Pero el tiempo fué pasando y los dos creciendo. Entonces esos juegos empezaron a dejarse de lado para dar paso a otro tipo de diversiones, diferentes. Llegaron los largos paseos por la playa, las intimas confesiones y los primeros besos fugaces. El sonido del mar rompiendo contra la arena fué el primer testigo de su amor de verano.

Un buen día esa casa se vendió y a sus padres no les quedó más remedio que que dejar de ir, no eran buenos tiempos económicos. Pero tres o cuatro veranos después, una vecina de aquella misma calle les llamó para decirles que alquilaba su casa, por si les interesaba, y durante una quincena de agosto fué suya.
El reencuentro fué mágico, maravilloso, hasta el momento en que ella le dijo que tenía novio. Entonces ya nada fué igual, los paseos por la playa, las interminables conversaciones y los inocentes besos, ahora los compartía con otro.
Pasaron los quince días y llegó la despedida, fué fría, insípida y con la forzada promesa de que volverían a verse.
Poco después él también se echó novia y al verano siguiente, sus padres alquilaron de nuevo la casa, pero él no fué, estaba de vacaciones con su novia.
Y ésto siguió así durante años, muchos años.

Hasta que hace unos meses, mientras miraba algunas viejas fotos de esos primeros veranos en las que estaban los dos, se dijo que iba a intentar cumplir su parte de la promesa. A traves de su madre, de la vecina que les alquilaba la casa y de varias llamadas, consiguió su móvil.
Dudó que hacer, si llamarle o mandarle un mensaje. Pensó que un mensaje iba a ser muy distante para una cosa así y podía no recibir respuesta, asique se armó de valor y lo llamó.
La llamada fué breve pero duró lo suficiente para conseguir arrancarle una sonrisa, él le había dicho que se iban a ver, en breve y después de tanto tiempo. Estaba pletórica, exhultante, hasta llegó a llorar recordando todo lo vivído.

El encuentro se produjo pasado un mes y la primera impresión fué rara. Los dos se quedaron estupefactos, durante unos instantes permanecieron inmóviles sin saber que hacer.
¿Le doy dos besos? ¿un abrazo? Pensó, pero antes de que pudiera contestarse a estas cuestiones, ella se abalanzó sobre él y lo abrazó con todas sus fuerzas. No pudo contener la emoción.
Se miraron a los ojos, se fundieron y sin necesidad de articular palabra, comenzó todo, otra vez.

Subieron a la habitación del hotel y estuvieron hablando hasta muy tarde, tenían tantas cosas que contarse que hasta se les olvidó que debían comer. Esa noche durmieron profundamente, juntos y abrazados.
El fin de semana fué inolvidable, intenso, agotador y como todo lo bueno pasó muy rápido. El tenía que volver a la gran ciudad, había obligaciones que tenía que atender.

¿Ha sido como tu esperabas?
No, mucho mejor. Y luchó para que las lágrimas no saliesen de sus ojos. No le gustaban las despedidas y no quería que lo viese llorar.
Para mí tambien.
Bueno, llegó el momento de irme, antes de que sea más tarde y la noche se me eche encima.
Cuídate.
Tu también. Y le guiñó un ojo mientras arrancaba su moto.

Se dieron un largo y cálido beso.
Y de nuevo se hicieron la promesa de volver a verse.

Anuncios

Acciones

Information

25 responses

22 07 2008
Adidas Superstar

Jo, que bonito, y triste

22 07 2008
mandawebos

Todavía no se ha escrito el final, lo hemos han de terminar los protagonistas.
😉

22 07 2008
El Tabernero

Espero que el final sea como tan bueno (o más) como su reencuentro.

22 07 2008
Sensai

¡¡¡Que bonito!!! Lo has contado genial, muy natural y romántico. Ojalá haya muchas promesas de volver a verse y los reencuentros sean siempre mágicos.

Un besote!

22 07 2008
mandawebos

Gracias! Y ójala que así sea.
😉

22 07 2008
Yedra

Me encanta, y me maravilla la facilidad de conservar eso entre vosotros dos, volverá a producirse otros encuentros, aunque cada uno tengaís vuestras vidas, lo que tenéis es solo vuestro. Me encanta

23 07 2008
Belén

Lo haslogrado, pelos como escarpias 🙂

Besicos

23 07 2008
aydsu

…O.o
Uf… cuantos sentimientos agolpados en unas líneas ¿no? y lo que debe de haber detrás … tengo la impresión con este post (que supongo totalmente verídico) de que acabas de hacer un streaptease (se escribe así?) emocional… O.O

Espero que siguan cumpliéndose las promesas 🙂

23 07 2008
Karla

Mira, hay quien cumple sus promesas, que bonito y que peligro..!
Besos

23 07 2008
Anita Patata Frita

Gran blog… si señor.

23 07 2008
sual

pero que bonito! y que triste a la vez!

Ayyy que en el fondo hay un mandawe romanticónnnnn ^^

23 07 2008
Aza

Precioso pero sufrido!!! :S

Esperemos que tenga un final feliz, pese a repetirme al resto del mundo 😉

Besos sin parar

23 07 2008
Kadesh

“….antes de agacharse a recoger el condón usado que había en el suelo” y espero que lo tirara a la basura…. ¿no? ¿o se recicla? aaarrrgg

Estoy chapada a la antigua a mí estos finales que no lo son porque son abiertos y claro nada esta ahí fijo sino que es volátil y como que estas pero no y es una movida, no me gusta. Ea!

23 07 2008
Casta

Esperamos la continuación con impaciencia

23 07 2008
mandawebos

Continuará…
Si en el fondo debajo de esta curtida piel de lobo se esconde un dulce corderito, ains!

23 07 2008
iPodGirl

aisss que bonito… espero que vuelvan a verse y… que la historia tenga un final feliz, como en las películas xD
Besotes!

23 07 2008
eldestornillador

Espero que cuaje la historia. Bonito relato, por cierto.
Suerte!

23 07 2008
ana

aaaaiiiiiiiiiis!!! sniiif sniiif!!
que nos haras lloraaaaaaar coñooo!!
😉

23 07 2008
Susto

y para echar un polvo tienes que hacerte cuántos 400 kms? chico ya tuvo que estar bien la cosa, por cierto lo del condón usado creo que sobra en el relato.
Al dato: – ¿Ha sido como tu esperabas?
– No, mucho mejor. Y luchó para que las lágrimas no saliesen de sus ojos. No le gustaban las despedidas y no quería que lo viese llorar.
Quién de los dos tenía lágrimas????

23 07 2008
marahopkins

HEEEEER-MOOOOOO-SOOOOO! Ojalá que todo siga así!!!! Saludos!!! 😀

24 07 2008
Viki

¡Ohhhh…! Precioso. Ya sabes qués tienes que hacer, acabar la historia.

Un besazo.

P.D.: al final no hice las magdalenas…

24 07 2008
Daemonicus Imprimatur

Muy potito este post.

Sorprendentemente, un amor de verano revive. No me importaría revivir alguno de ellos, la verdad. Como decían en el mayo del 68, “seamos realistas, pidamos lo imposible”.

24 07 2008
RMN

Le sacaste una sonrisa como el niño de los brackets del anuncio… eso es que le gustas XD

(fue no lleva acento. como lo has puesto tantas veces tengo que decírtelo)

27 07 2008
karmenjt

Que bonito relato (desconozco si es autobiografico o pura ficción, o tiene de todo un poco), pero está muy bien escrito.
Y es una historia sin final, porque estos amores nunca se olvidan, duran siempre, y casi, casi, con la misma intensidad.
Un saludo.

29 07 2008
capitana666

Muy bonito, escribes claro y con precisión. Un saludo.




A %d blogueros les gusta esto: