Empezando de nuevo

6 01 2009

Por suerte terminó todo.
Ya han pasado las viscerales fiestas, las semanas cortas por los dias festivos, los dias de no trabajar o de salir antes, las cenas familiares, los incomodos compromisos sociales, la imperiosa necesidad de dar y recibir regalos, los atascos y aglomeraciones, las luces de las calles, los muñequitos de reyes y papa noel colgados en los balcones, los petardos de los cojones, el buen rollo postizo, los adornos navideños y las odiosas felicitaciones de paz y amor.

Señoras, señores, volvemos a la rutina de un año a estrenar. Un año que nos deparará sonrisas y lágrimas, que nos hará pasar frio y calor, que nos iluminará por el dia y se apagará por la noche.
Aparte de esto, recuerden algo importante, cuando escribamos una fecha, al final hay que poner 2009.

Anuncios




Happy new year

31 12 2008

Pocas son las horas que faltan para que la bola del reloj de la puerta del sol comience su particular descenso y con ello se lleve al 2008 y deje paso a un 2009 que viene pisando fuerte.
Miro hacia atrás y veo todo lo que me ha acontecido este año.

Los reyes me trajeron carbón, hice mi primer viaje largo en moto y para pasar frio, he plantado maria y no he tenido cosecha, se me ha jodido el portátil dos veces, he descubierto mi más oculto lado hortera, me he ido a la nieve, he cumplido un año sobre dos ruedas, he viajado con el curro, reviví un amor de verano, posteriormente ese amor de verano se vino a vivir conmigo, he hecho magdalenas, he puesto un arbol de navidad, habeis visto que también de pequeño era una preciosidad, he visto la cantidad de usos que se le puede dar a una moto, me he manifestado, me he vacunado y he pasado un reconocimiento médico, he sorteado un felpudo y alguien lo ganó, me he apuntado al gimnasio, han operado a mi madre y he donado sangre, he sido blog del dia, me he ido de vacaciones, he descubierto que no soy tan raro como me pensaba, he ido a una exposición y a una boda

Bufff, que de cosas ¿no?
Pues si, y otras tantas que no he nombrado, pero que las casi 80.000 visitas recibidas habeis podido leer.
Gracias, de verdad. Si pudiera besaros uno a uno para demostraroslo, lo haría.

Y aunque no vaya conmigo este tipo de materiales celebraciones,

¡¡¡ FELIZ 2009 !!!

Si después de todo esto, alguien se ha quedado con ganas de más, en estos enlaces podeis disfrutar del 2008 en fotografias. Pero ojo, que algunas son duras, impactantes, no aptas para personas sensibles.

Enlace 1, enlace 2 y enlace 3.





El arbolito

10 12 2008

No me gusta la navidad, y es un hecho.
Odio el ambiente festivo, jovial y consumista que envuelve estas fechas. Todo tiene que ser paz, amor y buenos deseos ¿pero ésto no debería ser todo el año?
Puta sociedad hipócrita y materialista.

Pero este año, un regalo sorpresa, me ha hecho que forme parte de la masa borreguil navideña.

Si, hasta los adornos iban incluidos.
Y denotándose cierto tono irónico en mis palabras… gracias mamá!





Amor de verano

22 07 2008

¿Seguro que solo has venido para darte unos baños en la playa? Dijo ella, mientras exhalaba una bocanada de humo.
No, solo era una excusa para verte. Se acercó hasta la cama, se sentó en el borde y se quedó mirando su cuerpo desnudo. Ese cuerpo que durante tanto tiempo fué objeto de sus fantasías y hace un rato había sido suyo.
Pero que tonto eres, seguro que cuando vuelvas a Madrid ni te acuerdas de llamarme.
Seguro. Dijo el, mientras le lanzaba una malévola sonrisilla. Y le dió un apasionado beso, justo antes de agacharse a recoger el condón usado que había en el suelo.

Su historia, si es que podemos llamarla así, empezó hará cosa de veinte años.
Él era un niño tímido que como todo niño esperaba la llegada del verano para que se acabase el colegio y empezaran las vacaciones. En esa época, sus padres aprovechaban una casa que unos tios tenían en Valencia para pasar unos dias tranquilos. Para hartarse de sol y playa.
En aquella calle había muchos niños con los que podía jugar hasta las tantas y sus padres no tenían preocupaciones porque era un barrio muy tranquilo, donde no había coches ni jaleo.

Pero entre tanto juego, hubo alguien que poco a poco se convirtió en una referencia para él, un alma gemela de aventuras. Ella, su compañera de juegos más especial.
Por aquel entonces su visión de ella se limitaba a una chica con la que tirarse horas y horas jugando. Pero el tiempo fué pasando y los dos creciendo. Entonces esos juegos empezaron a dejarse de lado para dar paso a otro tipo de diversiones, diferentes. Llegaron los largos paseos por la playa, las intimas confesiones y los primeros besos fugaces. El sonido del mar rompiendo contra la arena fué el primer testigo de su amor de verano.

Un buen día esa casa se vendió y a sus padres no les quedó más remedio que que dejar de ir, no eran buenos tiempos económicos. Pero tres o cuatro veranos después, una vecina de aquella misma calle les llamó para decirles que alquilaba su casa, por si les interesaba, y durante una quincena de agosto fué suya.
El reencuentro fué mágico, maravilloso, hasta el momento en que ella le dijo que tenía novio. Entonces ya nada fué igual, los paseos por la playa, las interminables conversaciones y los inocentes besos, ahora los compartía con otro.
Pasaron los quince días y llegó la despedida, fué fría, insípida y con la forzada promesa de que volverían a verse.
Poco después él también se echó novia y al verano siguiente, sus padres alquilaron de nuevo la casa, pero él no fué, estaba de vacaciones con su novia.
Y ésto siguió así durante años, muchos años.

Hasta que hace unos meses, mientras miraba algunas viejas fotos de esos primeros veranos en las que estaban los dos, se dijo que iba a intentar cumplir su parte de la promesa. A traves de su madre, de la vecina que les alquilaba la casa y de varias llamadas, consiguió su móvil.
Dudó que hacer, si llamarle o mandarle un mensaje. Pensó que un mensaje iba a ser muy distante para una cosa así y podía no recibir respuesta, asique se armó de valor y lo llamó.
La llamada fué breve pero duró lo suficiente para conseguir arrancarle una sonrisa, él le había dicho que se iban a ver, en breve y después de tanto tiempo. Estaba pletórica, exhultante, hasta llegó a llorar recordando todo lo vivído.

El encuentro se produjo pasado un mes y la primera impresión fué rara. Los dos se quedaron estupefactos, durante unos instantes permanecieron inmóviles sin saber que hacer.
¿Le doy dos besos? ¿un abrazo? Pensó, pero antes de que pudiera contestarse a estas cuestiones, ella se abalanzó sobre él y lo abrazó con todas sus fuerzas. No pudo contener la emoción.
Se miraron a los ojos, se fundieron y sin necesidad de articular palabra, comenzó todo, otra vez.

Subieron a la habitación del hotel y estuvieron hablando hasta muy tarde, tenían tantas cosas que contarse que hasta se les olvidó que debían comer. Esa noche durmieron profundamente, juntos y abrazados.
El fin de semana fué inolvidable, intenso, agotador y como todo lo bueno pasó muy rápido. El tenía que volver a la gran ciudad, había obligaciones que tenía que atender.

¿Ha sido como tu esperabas?
No, mucho mejor. Y luchó para que las lágrimas no saliesen de sus ojos. No le gustaban las despedidas y no quería que lo viese llorar.
Para mí tambien.
Bueno, llegó el momento de irme, antes de que sea más tarde y la noche se me eche encima.
Cuídate.
Tu también. Y le guiñó un ojo mientras arrancaba su moto.

Se dieron un largo y cálido beso.
Y de nuevo se hicieron la promesa de volver a verse.





La ex y el debate

10 07 2008

Un dia laborable cualquiera.
Primera hora de la mañana.

Mientras intentas poner en orden tu cabeza, enciendes el equipo, apartas el café, organizas los papeles que inundan la mesa, recoges los bolis que hay por el suelo, sacas la grapadora, abres el cajón de los trastos, guardas todo lo que no te hace falta, pones la contraseña de windows, le das un sorbo al café, suena el teléfono…
Es entonces cuando crees que todo está listo para empezar y pero llega tu compañero, que tenía todo organizado de ayer o no tiene nada que hacer y empieza a darte conversación.
En un intento de parecer simpático sigues el hilo y a lo tonto acabamos hablando de los ex. Más en concreto de su ex.

Podíamos dedicar mucho tiempo a hablar de esos extraños y curiosos personajes, pero en este caso me centraré en lo que me atañe, que es lo que me contó.

Me dice que habla casi todos los dias con su ex, que se mandan sms y que de vez en cuando quedan. – ¿Comoooo? – Pero si cortaron hace como seis meses. Seguramente más.
Aún sorprendido por ésto, le digo que si cuando quedan es para follar, que para mi retorcida mente es una de las dos únicas y probables razones para quedar con un ex. La otra es para conseguir algún favor de indole no sexual, como dinero o ayuda en una mudanza, por poner dos ejemplos.
Y no, me dice que quedan, toman algo y se cuentan. Que son amigos.

Antes de parecer un amargado retrógrado enfrascado en un juvenil cuerpo, he de decir que en mi caso, excepto con dos ex que por diversos motivos son cercanas a mi, con ninguna he vuelto a cruzar palabra. Pero desde el dia en que se terminó la relación.

Pero, aún acabando bien, por llamarlo de algun modo, porque acabar una relación para al menos una de las partes es la jodida, ¿un ex puede ser un amigo?

Al final el tema se convirtió en un público debate concluyendo con que era el único de los presentes que pensaba ésto. Qué manera más sencilla de alegrar un pesado dia de oficina.

Y esque me encanta ser la oveja negra, el pez que nada contra corriente.





Y si fuera ella

12 06 2008

En medio de la noche, de repente despertó. Sobresaltado.
Sus manos agarraban con fuerza la almohada y podía sentir como el corazón luchaba por escapar de su pecho.

Estaba desorientado, confundido. No sabía donde estaba ni qué hora era. ¿Me he quedado dormido? ¿llego tarde a trabajar? ¿es lunes? son algunas de las preguntas que se repetía mientras su pulso se aceleraba. Se incorporó, tomó aire y mientras sus ojos iban adaptándose a la densa oscuridad fué recobrando la calma.

Todo empezó a resultarle familiar, los escasos muebles, la ropa tirada por el suelo y el cuadro que tenía enfrente. Ese cuadro que plasmaba el hermoso paisaje de un lejano país, o simplemente la invención del desconocido artista.

Estaba en su habitación, había tenido un agitago sueño. Para confirmarlo, miró a su lado y allí estaba ella, durmiendo placidamente. Su débil respiración era la única que osaba romper el silencio que les envolvía.

Durante un rato permaneció inmovil, mirándola, dibujando con su mirada la silueta que se intuía bajo las sábanas. Y de repente, miles de recuerdos le inundaron.

Sin dejar de observarla se preguntó donde anidaron aquellas hormiguillas que le recorrían el estómago cuando impaciente la esperaba en el banco de la esquina, donde quedaron aquellas noches de sexo fugaz y apasionado huyendo de lascivas miradas, donde posó el viento esos largos paseos donde agarrados de la mano el tiempo se detenía.

Entonces su mente le envió un aviso y su cuerpo se estremeció. Ella, dentro de su profunda inconsciencia, se giró y le miró. Parecía querer contestar a todas esas preguntas que no le dejaban conciliar el sueño.

Con mucho cuidado de no despertarla, la abrazó.
Y mientras dos lagrimas brotaban de sus ojos, comenzó a soñar.





Las consecuencias

24 04 2008

Y ella despechada de amor, intentaba con sus actos, que él se sintiese mal aunque fuera solo por un instante.

Al principio fueron miradas de desprecio, luego llegaron las palabras necesarias y ahora intenta darme celos flirteando con un compañero del almacén.

Y yo me río, porque son solo eso, las consecuencias.