Happy new year

31 12 2008

Pocas son las horas que faltan para que la bola del reloj de la puerta del sol comience su particular descenso y con ello se lleve al 2008 y deje paso a un 2009 que viene pisando fuerte.
Miro hacia atrás y veo todo lo que me ha acontecido este año.

Los reyes me trajeron carbón, hice mi primer viaje largo en moto y para pasar frio, he plantado maria y no he tenido cosecha, se me ha jodido el portátil dos veces, he descubierto mi más oculto lado hortera, me he ido a la nieve, he cumplido un año sobre dos ruedas, he viajado con el curro, reviví un amor de verano, posteriormente ese amor de verano se vino a vivir conmigo, he hecho magdalenas, he puesto un arbol de navidad, habeis visto que también de pequeño era una preciosidad, he visto la cantidad de usos que se le puede dar a una moto, me he manifestado, me he vacunado y he pasado un reconocimiento médico, he sorteado un felpudo y alguien lo ganó, me he apuntado al gimnasio, han operado a mi madre y he donado sangre, he sido blog del dia, me he ido de vacaciones, he descubierto que no soy tan raro como me pensaba, he ido a una exposición y a una boda

Bufff, que de cosas ¿no?
Pues si, y otras tantas que no he nombrado, pero que las casi 80.000 visitas recibidas habeis podido leer.
Gracias, de verdad. Si pudiera besaros uno a uno para demostraroslo, lo haría.

Y aunque no vaya conmigo este tipo de materiales celebraciones,

¡¡¡ FELIZ 2009 !!!

Si después de todo esto, alguien se ha quedado con ganas de más, en estos enlaces podeis disfrutar del 2008 en fotografias. Pero ojo, que algunas son duras, impactantes, no aptas para personas sensibles.

Enlace 1, enlace 2 y enlace 3.

Anuncios




Besos

3 12 2008

El beso, tema de boleros, inolvidables fotografías y apasionadas escenas en la pantalla, de esas que dan escalofríos a los corazones románticos, es la mejor terapia, principalmente para superar las depresiones que caracterizan al invierno

De esa manera comienza un artículo que tuve ocasión de leer hace unos dias, Besos contra la depresión.
Y parece ser que estudios científicos aseguran que el besar es altamente beneficioso.

Han de saber que con cada beso se consumen 12 calorías y si es muy apasionado se activan hasta 36 músculos del rostro. Además que provoca la subida de la presión sanguínea y el pulso se acelera, pudiendo llegar hasta 150 pulsaciones, como consecuencia de la liberación de adrenalina.
Durante el transcurso de un beso circulan por la saliva 9 mg. de agua, 0,7 gr. de albúmina, 0,18 gr. de sustancias orgánicas, 0,711 mg. de materias grasas, 0,45 mg. de sales y un buen puñado de bacterias y enzimas.

Un beso estimula la parte del cerebro que libera endorfinas en el torrente sanguíneo creando una sensación de bienestar. Las endorfinas son los opiáceos naturales del organismo, cuya liberación en el cerebro provoca una sensación placentera, actuando como antídoto para la depresión

¿Sabían que en el Kamasutra se ilustran y describen 30 tipos de besos?

1. Beso ladeado..Cuando las cabezas de los dos se ladean en direcciones opuestas y en esta postura se produce el beso.
2. Beso inclinado. Cuando uno de los dos echa la cabeza hacia atrás y el otro que lo sujeta por el mentón, lo besa.
3. Beso directo. Cuando los labios de los dos se unen directamente y se chupan como si de una fruta madura se tratara.
4. Beso de presión. Se presionan los labios fuertemente con la boca cerrada.
5. Beso del labio superior. Cuando el amante toma con sus dientes el labio superior y su amada le devuelve el beso besándole en el labio inferior.
6. Beso broche. Cuando uno de los dos sujeta con sus labios los de su amante, se llama beso broche.
7. Beso palpitante. Cuando el amante deposita sobre los labios de la amada miles de besos muy pequeños recorriendo toda la boca y las comisuras.
8. Beso de contacto. Cuando el amante toca ligeramente con la lengua la boca de la amada y apenas contacta ésta con sus labios.
9. Beso que enciende el amor. Es el beso en las comisuras de los labios que el amante da a la amada cuando está dormida, para encender su amor.
10. Beso que distrae la atención. El beso que el amante da a la amada cuando está ocupada en otras consideraciones, para atraerla hacia sus brazos.
11. Beso nominal. Cuando el amante se limita a tocar la boca de la amada con dos dedos que se besó antes.
12. Beso con las pestañas. Cuando el amante recorre los labios o la cara de la amada acariciándola con las pestañas.
13. Beso con un dedo. Cuando el amante recorre la boca de la amada por dentro y por fuera con un dedo.
14. Beso con dos dedos. Cuando el amante cierra los dedos, los moja ligeramente y presiona con ellos la boca de la amada.
15. Beso que despierta. El beso que el amante da a la amada en las sienes, cerca del nacimiento del pelo, cuando está dormida, para despertarla con suavidad.
16. Beso demostrativo. Suelen darse por la noche en una reunión. Uno de los amantes se acerca al otro y le besa en un dedo de la mano si está de pie o en un dedo del pie si está sentado.
17. Beso de recuerdo de la pasión. Se da cuando los amantes están descansando con la pasión satisfecha y uno de ellos deposita su cabeza sobre el muslo del otro, como si tuviera sueño, besándole en el muslo o en el dedo gordo del pie.
18. Beso transferido. Este beso ocurre cuando el amante, en presencia de la amada, besa a un niño que tiene sentado en su regazo o un retrato o una imagen o cualquier cosa, mirándola para que sepa que ese beso es para ella.
19. Beso de recuerdo. Se produce cuando el amante echa tanto de menos a su amada que, en su ausencia, besa su retrato.
20. Besar el cuerpo. Posar los labios en otras partes del cuerpo es una forma de excitar y de demostrar cariño.
21. Besar el pecho y los pezones. Los besos más efectivos en los pezones son los que se aplican primero con los labios, suavemente y con un poco de saliva. Luego se intensifica la presión y, si la pareja lo desea, se puede tomar el pezón con los dientes, presionar ligeramente y luego succionar con fuerza. Algunas personas prefieren sentir un poco de dolor en ellos cuando están a punto de tener el orgasmo.
22. Besar y lamer `el pijama de saliva’. Cubrir el cuerpo de tu pareja sistemáticamente con besos o explorarlo en toda su extensión con la lengua.
23. Mordisco de jabalí. El rastro que deja en la piel son como muchas filas de pronunciadas marcas. Es un mordisco que suele hacerse en el hombro.
24. La nube quebrada. Producidos por los espacios que hay entre los dientes. El Kamasutra especifica que este tipo de mordisco debe hacerse en el pecho.
25. Mordisco escondido. Es el mordisco que sólo deja una intensa marca roja y que debe darse en el labio inferior.
26. Mordisco hinchado. Cuando se toma entre los dientes gran cantidad de piel.
27. El punto. Cuando se toma entre los dientes una pequeña cantidad de piel, de tal manera, que sólo queda una marca como un punto rojo.
28. La línea de puntos. Cuando esa pequeña porción de piel se muerde con todos los dientes y todos ellos dejan su marca. Debe darse en la frente o los muslos.
29. El coral y la joya. Es el mordisco que resulta de juntar los dientes y los labios. Los labios son el coral y los dientes son la joya.
30. La línea de joyas. Cuando se muerde con todos los dientes debe darse en la garganta, las axilas o las ingles.

Aunque no sea viernes ni el tiempo acompañe, señoras, señores viciosillos, acérquense y bésenme que hoy tengo el cuerpo juguetón.
Tengan en cuenta que ambos saldremos beneficiados.

Visto en : El universal via meneame





La primera experiencia

5 08 2008

Verano de 1986. Mundial de México.
A 9.000 kms de allí, en España y más concretamente en un pequeño pueblito de la meseta castellana, una familia se disponía a disfrutar de unos vacacionales dias en la parcela de unos tios. Entre ellos el protagonista de nuestro relato, un tímido niño de 10 años.

Aquella apartada y tranquila urbanización gozaba de lo que cualquier chaval deseaba, muchos niños, no había límite de hora y sitio por donde corretear sin peligro. Por las mañanas se juntaban todos y se iban a bañar, cada dia tocaba en la piscina de uno de ellos y por las noches se dedicaban a jugar a todos esos juegos que ahora veríamos estúpidos, pero que les tenían entretenidos hasta las tantas.

Tras unos dias podía decirse que se había integrado en el grupo, que se había hecho su amigo porque era uno más con el que contar, pero en su interior sabía que no era así. El se consideraba el recién llegado, un extraño.

Este recelo hizo que fuese cogiendo más confianza con una de las niñas, probablemente de su misma edad, que aparte de ser la más bonita que había visto, tenía una manera de ser muy similar a la suya. Quedaban cuando los otros niños no estaban e iban a todos lados juntos, no se separaban, daban la impresión de ser una pareja feliz. Y amparados por la oscuridad de la noche, agazapados entre los coches, daban rienda suelta a esos primeros impulsos que nacían de sus adentros.
Los primeros besos, las primeras caricias, los más íntimos contactos.

Ahí comenzó lo que podíamos llamar su primera experiencia sexual, aunque nunca pasase más allá de ardientes toqueteos.

Los dias pasaban y ellos iban reafirmándose, ya no les importaba que los viesen de la mano o no jugar con los otros niños al llegar la noche, preferían la complicidad de sus juegos privados. Llevaban su fogosidad, hasta donde su infantil conocimiento, consideraba el límite.

Pero un domingo por la tarde, todo aquello terminó. Ese niño tímido debía volver junto a su famillia al incesante calor de la ciudad.
En ese momento para él llegó el invierno, y tuvo la certeza de que había marcado un antes y un después en su vida.

No tuvieron tiempo de despedirse, tampoco tuvo la oportunidad de darle la carta que le había escrito en la última hoja de su cuaderno de deberes.
Mientras aquel viejo R4 empezaba a rodar, lo único que pudo hacer fué darse la vuelta y mirar a través del cristal, para ver si ella salía a despedirle.

Nunca más volvieron a verse, ni a saber el uno del otro. Lo único que guardarán para siempre es el recuerdo de aquellos felices días en los que su primera experiencia tuvo lugar.

– BASED ON A TRUE HISTORY –





Amor de verano

22 07 2008

¿Seguro que solo has venido para darte unos baños en la playa? Dijo ella, mientras exhalaba una bocanada de humo.
No, solo era una excusa para verte. Se acercó hasta la cama, se sentó en el borde y se quedó mirando su cuerpo desnudo. Ese cuerpo que durante tanto tiempo fué objeto de sus fantasías y hace un rato había sido suyo.
Pero que tonto eres, seguro que cuando vuelvas a Madrid ni te acuerdas de llamarme.
Seguro. Dijo el, mientras le lanzaba una malévola sonrisilla. Y le dió un apasionado beso, justo antes de agacharse a recoger el condón usado que había en el suelo.

Su historia, si es que podemos llamarla así, empezó hará cosa de veinte años.
Él era un niño tímido que como todo niño esperaba la llegada del verano para que se acabase el colegio y empezaran las vacaciones. En esa época, sus padres aprovechaban una casa que unos tios tenían en Valencia para pasar unos dias tranquilos. Para hartarse de sol y playa.
En aquella calle había muchos niños con los que podía jugar hasta las tantas y sus padres no tenían preocupaciones porque era un barrio muy tranquilo, donde no había coches ni jaleo.

Pero entre tanto juego, hubo alguien que poco a poco se convirtió en una referencia para él, un alma gemela de aventuras. Ella, su compañera de juegos más especial.
Por aquel entonces su visión de ella se limitaba a una chica con la que tirarse horas y horas jugando. Pero el tiempo fué pasando y los dos creciendo. Entonces esos juegos empezaron a dejarse de lado para dar paso a otro tipo de diversiones, diferentes. Llegaron los largos paseos por la playa, las intimas confesiones y los primeros besos fugaces. El sonido del mar rompiendo contra la arena fué el primer testigo de su amor de verano.

Un buen día esa casa se vendió y a sus padres no les quedó más remedio que que dejar de ir, no eran buenos tiempos económicos. Pero tres o cuatro veranos después, una vecina de aquella misma calle les llamó para decirles que alquilaba su casa, por si les interesaba, y durante una quincena de agosto fué suya.
El reencuentro fué mágico, maravilloso, hasta el momento en que ella le dijo que tenía novio. Entonces ya nada fué igual, los paseos por la playa, las interminables conversaciones y los inocentes besos, ahora los compartía con otro.
Pasaron los quince días y llegó la despedida, fué fría, insípida y con la forzada promesa de que volverían a verse.
Poco después él también se echó novia y al verano siguiente, sus padres alquilaron de nuevo la casa, pero él no fué, estaba de vacaciones con su novia.
Y ésto siguió así durante años, muchos años.

Hasta que hace unos meses, mientras miraba algunas viejas fotos de esos primeros veranos en las que estaban los dos, se dijo que iba a intentar cumplir su parte de la promesa. A traves de su madre, de la vecina que les alquilaba la casa y de varias llamadas, consiguió su móvil.
Dudó que hacer, si llamarle o mandarle un mensaje. Pensó que un mensaje iba a ser muy distante para una cosa así y podía no recibir respuesta, asique se armó de valor y lo llamó.
La llamada fué breve pero duró lo suficiente para conseguir arrancarle una sonrisa, él le había dicho que se iban a ver, en breve y después de tanto tiempo. Estaba pletórica, exhultante, hasta llegó a llorar recordando todo lo vivído.

El encuentro se produjo pasado un mes y la primera impresión fué rara. Los dos se quedaron estupefactos, durante unos instantes permanecieron inmóviles sin saber que hacer.
¿Le doy dos besos? ¿un abrazo? Pensó, pero antes de que pudiera contestarse a estas cuestiones, ella se abalanzó sobre él y lo abrazó con todas sus fuerzas. No pudo contener la emoción.
Se miraron a los ojos, se fundieron y sin necesidad de articular palabra, comenzó todo, otra vez.

Subieron a la habitación del hotel y estuvieron hablando hasta muy tarde, tenían tantas cosas que contarse que hasta se les olvidó que debían comer. Esa noche durmieron profundamente, juntos y abrazados.
El fin de semana fué inolvidable, intenso, agotador y como todo lo bueno pasó muy rápido. El tenía que volver a la gran ciudad, había obligaciones que tenía que atender.

¿Ha sido como tu esperabas?
No, mucho mejor. Y luchó para que las lágrimas no saliesen de sus ojos. No le gustaban las despedidas y no quería que lo viese llorar.
Para mí tambien.
Bueno, llegó el momento de irme, antes de que sea más tarde y la noche se me eche encima.
Cuídate.
Tu también. Y le guiñó un ojo mientras arrancaba su moto.

Se dieron un largo y cálido beso.
Y de nuevo se hicieron la promesa de volver a verse.





Noche de fiesta

28 01 2008

Es sábado por la tarde, tengo ganas de fiesta y esta noche tú serás mi princesa. Me he pasado horas dentro de la bañera dándome un baño de sales aromáticas, me he depilado y me he aplicado una crema que ha dejado mi piel como la de un bebé.

Llega la hora y voy a tu encuentro. Allí estas, destacando sobre la multitud, estás más radiante que nunca. Tengo ganas de comerte, pero por ahora solamente saciaremos nuestra sed.“Camarero, 2 daiquiris por favor”

La noche avanza y con ella nos abraza el dulce tacto del alcohol que recorre todo nuestro cuerpo. El hielo se rompe y nosotros nos fundimos tras los eternos besos que nos damos y por los que nuestras bocas piden clemencia.

Las cálidas sábanas de mi cama arropan el carnaval de sexo que desplegamos. Durante horas, dias, nuestros cuerpos se retuercen al latir de nuestros gemidos.

El tiempo parece haber entrado en una pausa la que no quiero acelerar, y exhausto te miro mientras duermes. Tu dulce respiración me sosiega y el aroma que desprendes me cautiva. No puedo hacer otra cosa que mirarte sin decir nada.

Me despierto sobresaltado, busco tu sosegada compañía pero no la encuentro. Te has ido, y me has dejado una placentera sonrisa y un vacío al otro lado de la cama.