Nieve

9 01 2009

Son las 7 y suena el despertador, le doy una ostia, se apaga y me hago el remolón como todas las mañanas.
Diez minutos después estoy en el baño echando la primera meada.

Después del colacao, me visto, que más que vestirme es forrarme de ropa y bajo al garaje.
Arranco, abro la puerta, subo la rampa y … ¿coño, está lloviendo? ah no! que está nevando. Jejeejeeee como mola!

En cuanto las ruedas tocan el asfalto, empiezan a patinar, asique ya me empieza a molar menos. Avanzo por la calle despacio, muy despacio, pensando en si doy la vuelta al bloque y dejo la moto donde placidamente dormía unos minutos antes.
La circulación es densa pero no me preocupa, voy con tiempo y con estas condiciones prefiero no arriesgar.

Voy pensando que lo peor es en ciudad, que en cuanto salga a la autopista el suelo estará mojado pero con ir despacio arreglado. Llego a la rotonda, dejo que pasen un par de coches y a menos de 10 kms/h empiezo a hacer el cambio de sentido, veo que hay un coche patrulla cortando una de las salidas, pienso que debería dar la vuelta y meterme al garaje porque parece que la cosa va en serio.

Pero no me ha dado tiempo, dos segundos después mis carnes morenas reposaban sobre el carril izquierdo y la moto sobre el derecho.
Por suerte no venía nadie, asique entre el policia local, un camionero que ha llegado y un servidor, hemos levantado la moto, que no veas como pesa la japuta y la hemos llevado hasta la acera. Hala! Aqui te quedas aparcada.

Y allí estaba yo, bajo los copos que poco a poco iban volviendo blanco mi casco, recobrando el aliento, mirando la moto, el retrovisor partido, el carenado raspado, los intermitentes rotos y mientras intentaba calmar los nervios, he cogido mi orgullo dañado, mi cara de imbecil, mi dolor de pierna y me he puesto a andar.

No me han quedado más cojones que ser uno más de esa masa de gente que abarrotaba el vagón del tren.
Y he llegado, tarde, pero bien.

Para ser la primera no ha estado mal.

* ACTUALIZACIÓN DE ESTA TARDE

Si, lo que hay bajo la capa de nieve es la moto.
La pierna me sigue doliendo y sigue nevando.

Anuncios




Perro, perrito

11 09 2008

Pasan pocos minutos de las 6 de la mañana y estoy sentado en la cama, acabo de pegar un bote porque algo me ha despertado de repente.
No tardo en descubrir el qué, un perro ladra sin parar en la calle, debajo de mi ventana.
El perro no debe estar abandonado porque una mujer le chilla, le grita, le dice que se calle y que vaya a su lado, pero el perro se lo pasa por el forro.
Si, también debajo de mi ventana.

Ahora tengo dos opciones, salir para darle las gracias a la dueña por ser tan hijadeputa y despertar a medio vecindario o darme la vuelta y seguir durmiendo.
Todos los dias me quedo con la segunda opción porque lo único que soy capaz de hacer a esas horas es desear que caiga un rayo, los fulmine y el camión de la basura les pase varias veces por encima.
Diez minutos después vuelve a reinar el silencio.

Esto ya te jode a diario porque sabes que en un rato el tinononiiii, tinononiiiiiii del despertador te dirá que ha llegado la hora de levantarse para ir a currar, pero ni te imaginas lo que jode los sábados y domingos.

El día que ésto se termine, lo echaré tanto de menos que tendré que mandar un sms al 5555 para ponérmelo de politono.