Empezando de nuevo

6 01 2009

Por suerte terminó todo.
Ya han pasado las viscerales fiestas, las semanas cortas por los dias festivos, los dias de no trabajar o de salir antes, las cenas familiares, los incomodos compromisos sociales, la imperiosa necesidad de dar y recibir regalos, los atascos y aglomeraciones, las luces de las calles, los muñequitos de reyes y papa noel colgados en los balcones, los petardos de los cojones, el buen rollo postizo, los adornos navideños y las odiosas felicitaciones de paz y amor.

Señoras, señores, volvemos a la rutina de un año a estrenar. Un año que nos deparará sonrisas y lágrimas, que nos hará pasar frio y calor, que nos iluminará por el dia y se apagará por la noche.
Aparte de esto, recuerden algo importante, cuando escribamos una fecha, al final hay que poner 2009.

Anuncios




Una palabra tuya

8 09 2008

Ayer fuí al cine, y ví Una palabra tuya.

Con mis 6,5€, fuí uno de los que llenó la sala 24 de Kinépolis y contribuí a potenciar el cine español. Con otros 6€ de una botella de agua y unos nachos, contribuí a que algún empresario engordase un poco más los bolsillos.
Antes de entrar en la sala me senté en uno de los sillones y me puse a observar a la gente. Sobre todo parejas, pero tambíen había grupos de amigos y algunos solitarios, pero el pasillo lleno. Tras lo que no me quedó otra que preguntarme ¿donde coño está la famosa crisis?

¿La peli?
Aunque no sea un peliculón y a ratos se haga lenta, refleja los problemas cotidianos de una sociedad en la que vivimos. Es el día a dia de personas que luchan contra la soledad, que tienen que aprender a convivir con la enfermedad, que andan mendigando el cariño que tanto necesitan, que tienen que afrontar la vida y la muerte y que padecen los problemas que todos padecemos.
Y no pude reprimir las lágrimas.

PD : Por cierto, si alguien todavía no se ha leído el niño con el pijama de rayas, ahora tiene la oportunidad de verla en el cine.