Vicky, palomitas, Barcelona

11 01 2009

Oooooooooooh dios! Domingo y con este frio, que pereza hacer nada.
Ideal para una tarde de palomitas y cine en casa.

Bol hasta arriba, una cocacola con hielo y Vicky, Cristina, Barcelona.

La peli, sin ser un bombazo, tiene su aquel.
Desgrana las inquietudes de varios personales de carne y hueso, reales como cualquiera de nosotros, con los que incluso podemos llegar a sentirnos identificados en un momento de la historia.
Describe ese sentimiento tan efímero que es el amor, representa algunas de las encrucijadas a las que nos somete u otras a las que sin saberlo, nos sometemos nosotros mismos.
Sin duda, un título interesante para una tarde así, mejor que cualquier película que pasen por la tele.

Anuncios




Domingo en casa

30 11 2008

Domingo, sin ganas de hacer nada y con un frío de cojones en la calle, asique la ocasión perfecta para una tarde playstation, pero con palomitas y SAW V.

¿La peli?
Hace un repaso a anteriores ediciones y sigue mostrando ese tenso misterio que engancha de las maneras tan crueles que existen de infringir dolor.
Puede parecer que ésta será la última, pero deja una pequeña puerta abierta a futuras ediciones.

Hoy le he dado la espalda a la crisis, pero mañana será otro dia.





Una palabra tuya

8 09 2008

Ayer fuí al cine, y ví Una palabra tuya.

Con mis 6,5€, fuí uno de los que llenó la sala 24 de Kinépolis y contribuí a potenciar el cine español. Con otros 6€ de una botella de agua y unos nachos, contribuí a que algún empresario engordase un poco más los bolsillos.
Antes de entrar en la sala me senté en uno de los sillones y me puse a observar a la gente. Sobre todo parejas, pero tambíen había grupos de amigos y algunos solitarios, pero el pasillo lleno. Tras lo que no me quedó otra que preguntarme ¿donde coño está la famosa crisis?

¿La peli?
Aunque no sea un peliculón y a ratos se haga lenta, refleja los problemas cotidianos de una sociedad en la que vivimos. Es el día a dia de personas que luchan contra la soledad, que tienen que aprender a convivir con la enfermedad, que andan mendigando el cariño que tanto necesitan, que tienen que afrontar la vida y la muerte y que padecen los problemas que todos padecemos.
Y no pude reprimir las lágrimas.

PD : Por cierto, si alguien todavía no se ha leído el niño con el pijama de rayas, ahora tiene la oportunidad de verla en el cine.